1. El Jardín de los Niños

En la pedagogía Waldorf los niños entran en el Jardín de Infancia entre los 2 y los 6 años y se integran en el mismo grupo niños de distintas edades, lo que enriquece su desarrollo. Los mayores aprenden de los pequeños la paciencia, el respeto y la sensibilidad, y los pequeños aprenden de los mayores observando e imitando su aprendizaje venidero o posterior a través del ejemplo. 

La atención es personalizada en todos los casos para cubrir las necesidades de la primera infancia, algo muy importante para su sano desarrollo en los años venideros.

Leer más...

2. La naturaleza de la infancia

Los desarrollos físico, emocional y cognitivo se encuentran sutil y complejamente unidos. Esta visión sostiene e impregna cálidamente el día a día de los primeros años, que se estructura para responder a las cambiantes necesidades del niño durante cada fase.

Leer más...

3. Finalidades y objetivos

3.1 La educación de la infancia a través de la imitación

Para complementar la tabla cronológica de maduración, la imitación es considerada como el medio primordial Waldorf para el aprendizaje, y por lo tanto, los adultos en el Jardín de Infancia enseñan por imitación. La mayor parte de las cosas que los niños aprenden en esta etapa se imparte por medio del ejemplo.

Leer más...

4. Ejemplo de una sesión de Jardín de Infancia

Tal vez, la mejor manera de ejemplificar la integración de las finalidades educativas mencionadas sería describir una sesión matinal en el Jardín de Infancia. Este ejemplo, naturalmente, solo destaca una serie de actividades.

Leer más...

5. Paso a la escuela

Muchos años de experiencia confirman que el aprendizaje de la escritura, lectura y el cálculo, como habilidades formales, se enseñan mejor cuando el niño ha llegado a un punto de maduración que corresponde a la irrupción de la segunda dentición.

Leer más...